Unión de Consumidores lamenta que las multas sean lo que mejor funciona del MetroTUS

La asociación considera que la participación de usuarios y colectivos en el MetroTUS se debió pedir antes de gastar siete millones de euros

Unión de Consumidores de Cantabria considera que la participación de usuarios y colectivos en el MetroTUS se debió de pedir antes de ejecutar un proyecto de siete millones de euros que ha desatado una enérgica ola de rechazo.

Lamentablemente, trascurridas dos semanas desde su estreno, del MetroTUS solo han funcionado bien las multas. El sistema para imponer sanciones a infractores estuvo operativo sin problema desde el primer día. No parece justo ni aceptable que mientras se producían desajustes y confusión en los autobuses, ya se estuviese sancionando a los usuarios del carrilbus.

Por ello, la asociación solicita al Ayuntamiento de Santander que quite las multas a los usuarios del carrilbus porque no han tenido el mismo periodo de adaptación que los responsables del diseño del MetroTUS, a quienes no se ha aplicado ninguna penalización por el desajuste de horarios y líneas.

En opinión de UCC, los ciudadanos de Santander deben tener las mismas oportunidades de adaptarse al servicio de autobuses que el propio servicio de autobuses. Por ello, reclama que el Ayuntamiento de Santander levante las multas y devuelva lo cobrado.

Además, la asociación considera que la información que -según dicen- se hizo llegar previamente a los colectivos ciudadanos ha sido, cuando menos, insuficiente, habida cuenta de las reuniones que varios colectivos se han visto obligados a poner en marcha. En cuanto a nuestra propia organización, la información fue inexistente.

Unión de Consumidores de Cantabria reclama que se escuche a los vecinos y se acometan las modificaciones del MetroTUS necesarias para dar un buen servicio de autobús, especialmente en los barrios de la periferia que han quedado peor conectados con el centro.

La asociación considera que el transporte público tiene que cubrir las necesidades de los usuarios y, por tanto, no tiene sentido que se imponga si no resulta útil para quienes lo utilizan.

En este sentido -a raíz del descontento generado por el nuevo sistema de transporte urbano- considera evidente que los técnicos que han diseñado el MetroTUS no han hablado previamente con los usuarios ni, en su opinión, han conseguido diseñar un trazado que mejore el anterior.

Por ello, urge dar solución a los vecinos que no pueden llegar al centro sin trasbordo, a quienes han suprimido su parada, a los residentes en la periferia que ahora tardan mucho más en sus desplazamientos, y los que necesitan coger tres autobuses para llegar a su destino.  Cambios que perjudican especialmente a los colectivos más vulnerables como niños, ancianos y personas con movilidad reducida.

Por otro lado, desde UCC estiman que la nueva línea central entre Valdecilla y El Sardinero no parece haber tenido mucha aceptación por cuanto los autobuses dobles circulan con escasos pasajeros, mientras las líneas 1 y 2 están habitualmente saturadas. Es decir, el MetroTUS no está funcionando como transporte alternativo al coche, entre otras cuestiones porque ni siquiera se han habilitado en sus cabeceras aparcamientos gratuitos para quienes entran a la ciudad por gestiones o trabajo. En el Sardinero se puede utilizar el aparcamiento del Racing –excepto los meses de verano- pero en la zona de Valdecilla no hay estacionamientos disuasorios. Por no reparar en la diferencia de criterio en el mobiliario urbano de los intercambiadores: En Valdecilla no hay ni mamparas en la parada y en el Sardinero los usuarios tienen a su disposición una sala cerrada con sillas y pantalla informativa.

Unión de Consumidores de Cantabria añade que la filosofía del MetroTUS era, además, eliminar autobuses del centro de la ciudad para hacer el tráfico más fluido, algo que ya debiera solucionar el carrilbus. Pero ahora se produce la paradoja de que por el centro de la ciudad circulan autobuses de Astillero, Torrelavega, Reinosa y Liencres, de excursiones turísticas y de transporte escolar. Todos excepto los de los barrios de Santander: un agravio comparativo que no tiene justificación.

Además, en las paradas del centro de la ciudad no ha aumentado la frecuencia de paso de los autobuses y casi todas las líneas coinciden en llegar a la vez a las paradas, lo que genera retrasos en los viajes porque unos autobuses se tienen que esperar a otros para dejar y coger pasajeros.

En suma, urge solucionar los inconvenientes que causa la nueva organización de líneas municipales en Peñacastillo, San Román, La Albericia, Cueto y Monte fundamentalmente, contando con la opinión de los usuarios y de los propios trabajadores del TUS, que son quienes mejor pueden valorar el servicio. Resulta insólito que no se haya contado con ellos, y más insólito aún que ante las demandas vecinales el Ayuntamiento de Santander se niegue a hacer cambios más allá de pequeños ‘ajustes’ que no solucionan los problemas.

Ante las protestas, se nos dice que los ciudadanos debemos adaptarnos a los autobuses. Desde la Unión de Consumidores de Cantabria pensamos que lo correcto es lo contrario: que los autobuses se adapten a los usuarios. No se trata de que los usuarios se resignen a un servicio deficiente, sino que el propio Ayuntamiento debe aspirar a que sea lo más eficiente posible.

Descarga la Nota de Prensa

* PARA MÁS INFORMACIÓN:

Francisco Bautista, portavoz de la Unión de Consumidores de Cantabria

Teléfono: 942 244 009

2018-08-20T15:23:29+00:0022 marzo, 2018|Noticia destacada|Comentarios desactivados en Unión de Consumidores lamenta que las multas sean lo que mejor funciona del MetroTUS